Iris Gamboa: 25 años impulsando la Acreditación en Venezuela

La historia de la acreditación en Venezuela en el último cuarto de siglo está estrechamente ligada a SENCAMER. Como institución, cuenta con servidores públicos altamente especializados en reconocer la competencia de los Organismos de Evaluación de la Conformidad para realizar ensayos, calibraciones, certificaciones e inspecciones; labores de suma importancia para el desarrollo y evolución de la economía nacional.

Una de estas profesionales es la ingeniera química Iris Gamboa, quien formó parte del proceso de transición que el 11 de enero del año 1999 permitió la creación del SENCAMER, a partir de la fusión del Senorca (Servicio Autónomo de Normalización y Certificación de Calidad) y el Sanamet (Servicio Autónomo Nacional de Metrología).  

Hoy, Gamboa tiene 65 años de edad, de los cuales 25 han sido al servicio del SENCAMER. Es una de las especialistas en acreditación más respetadas del país, con una trayectoria que inició en 1997, con su incorporación al equipo fundador del área de Acreditación del Senorca. Poco después se formó la actual Dirección de Acreditación del SENCAMER, uno de los seis subsistemas del Sistema Venezolano de Calidad.

¿Cómo llegó a interesarse en la acreditación?

En la prensa nacional de entonces se publicaron avisos solicitando personal para a un organismo de alto perfil profesional, del cual no se daba a conocer el nombre. Envié los recaudos solicitados a un apartado postal y un tiempo después me llamaron. Superé todas las pruebas y entrevistas, aún sin saber de qué institución se trataba, hasta que firmé mi ingreso a mediados de 1997. Se trataba del Senorca.

¿Poseía experiencia previa en el área?

Al ingresar a Senorca nos presentaron un plan de formación en el área de la acreditación. Por mi experiencia previa y mi formación profesional como ingeniero químico, tenía la base necesaria en el manejo de laboratorios ensayo y calibración. Igual, recibimos formación, incluyendo cursos en Brasil y Perú, en temas de auditoría y normas aplicables para estos procesos.

¿Qué hizo con su primer sueldo?

Creo que con una parte del dinero invité a mi familia a un almuerzo en un restaurante (risas).

¿Cómo fue esa transición del Senorca al Sencamer?

Realmente en Senorca éramos muy pocos trabajadores, unas 20 o 22 personas cuando mucho. Nos encargábamos de las áreas de acreditación y reglamentos técnicos, con las típicas unidades de apoyo como recursos humanos y administración. Mientras que en Sanamet se hacían cargo del área de metrología.            Se nos notificó de la fusión, sin embargo recuerdo que prácticamente todo el personal conservó sus funciones. 

¿Cuál era su cargo al momento de la fusión? 

Era técnico de la Dirección de Acreditación. Esa fue la misma responsabilidad que asumí luego en SENCAMER. Desde entonces, he trabajado en los procesos de las empresas que quieren acreditarse y realizando las evaluaciones de conformidad respectivas.

¿Podría mencionar algunos procesos de acreditación memorables para usted?

Uno debe guardar confidencialidad de la información. Sin embargo, cuando los resultados son positivos no existe problema alguno en mencionarlo. Cada vez que se visita una compañía es una experiencia y una enseñanza nuevas. En Venezuela, afortunadamente, contamos con empresas muy buenas, acreditadas desde antes de que yo me involucrara en esta área, y a lo largo de estos años nunca han perdido su acreditación. Son los casos, por ejemplo, de los laboratorios de ensayo Brolab, Acme y Ceifa.

¿Alguna amistad en SENCAMER que recuerde con especial aprecio?

María Gabriela del Nogal, actual gerente de Normalización de Fondonorma, quien trabajó muchos años conmigo en acreditación y luego en el área de normalización. También recuerdo en particular a las dos personas que me recibieron en Senorca y quienes me ayudaron en mi formación. Se trata de Ebert Castillo, jefe del área de Acreditación en aquellos años, y Leonardo Mariño, quien venía del Ministerio de Industria y Comercio.

¿Tuvo alguna incidencia su trabajo en el SENCAMER para el desarrollo de su familia?

Si, fue muy positivo, gracias a mi trabajo acá y con la ayuda de mi esposo hemos criado a dos hijas profesionales y hemos podido tener una buena vida. 

¿Ha viajado por toda Venezuela en estos 25 años acreditando empresas?

Creo que sólo me falta el estado Amazonas (risas). He ido innumerables veces a Carabobo, Lara, Aragua, Zulia, Falcón, Bolívar y casi todas las regiones del país.

¿Qué le motivó a quedarse tantos años como parte de la institución? 

¡Me gusta mi trabajo! El que yo sepa que estoy consumiendo algo con confianza, porque previamente fue analizado y cumple con los requisitos establecidos en normas, es básico e importante. Además, se me pasa el día rápido haciendo mi trabajo.

¿Cuáles han sido sus mayores contribuciones para el logro de la misión institucional?

He tenido la oportunidad de formarme, incluso fuera de Venezuela, y de representar a mi país en reuniones internacionales del área. He acumulado mucha experiencia y no me he quedado con nada de eso, ya que esos conocimientos los he ido impartiendo a todos y cada uno de los muchachos que han trabajado conmigo.   

¿Cuánta relevancia tiene la acreditación para una institución como SENCAMER?

Mucha. Somos el único organismo acreditador del país, porque la Ley del Sistema Venezolano para la Calidad así lo establece. Aparte, la Acreditación tiene en sí misma un gran valor, pues SENCAMER certifica que una empresa es competente para inspeccionar a otras que se dedican a labores específicas que tiene que ver con alimentación, salud y medio ambiente, y por lo tanto están obligadas a cumplir con las Normas ISO, las Normas Venezolanas COVENIN y los reglamentos técnicos correspondientes. Esa una gran responsabilidad.

Para un funcionario de su experiencia, ¿qué importancia tiene SENCAMER para Venezuela?

Representamos la confianza sobre aquellas empresas a las cuales nosotros hemos otorgado el reconocimiento de su competencia para tareas determinadas. Por ejemplo, SENCAMER al emitir una acreditación constata que un laboratorio es capaz de ensayar alimentos para lactantes, algo que en última instancia asegura la inocuidad de ese producto. Otorgamos la confianza a aquel que la posee, sobre los resultados que éste va a emitir.       

 ¿Qué mensaje le daría a los funcionarios con poco tiempo de servicio en el organismo?

Nuestra institución es muy importante para el país. No sólo el área de acreditación, sino también la de reglamentaciones técnicas, normalización, metrología, certificación y ensayo. Los invito a conocer la institución. Es importante que cuando el funcionario ingrese conozca lo que se hace en cada área. Por ello, es necesario que se ofrezcan charlas, pues cada subsistema de la calidad realiza una labor de relieve para cada una de nuestras familias.        

¿Qué le gustaría decirles a productores, comerciantes e importadores que deben realizar procesos en el SENCAMER?

Somos una institución bastante técnica que realiza actividades de importancia, algunas de las cuales resultan únicas por mandato de ley, como el reconocimiento de la competencia técnica de las organizaciones y la elaboración de los reglamentos técnicos. Los invito a realizar con confianza todos sus trámites con nosotros. Contamos con una página web y un personal que por correo electrónico y vía telefónica puede aclarar todas sus dudas.

 

Viernes 16 de Septiembre de 2022 - 09:45