owned!

La ministra del Poder Popular para el Comercio y presidenta de la Jefatura de Economía Productiva para la Exportación, Isabel Delgado denuncia en un artículo de opinión que la devaluación del bolívar en la frontera es “libre comercio” para criminales, y explica que el gobierno colombiano mediante una resolución emitida el 15 de mayo de 2000 determinó el régimen cambiario de su país, autorizando los intermediarios de divisas en dos ámbitos legales: el mercado cambiario y el “mercado libre”.

La titular de Comercio especifica que “el Mercado Cambiario Formal posee una importante regulación estatal y sólo permite acceder a intermediarios reconocidos por la ley, tales como bancos y casas de cambio legalmente constituidas. Este es el cambio que opera el gran capital para el comercio internacional, el mercado de capitales y la inversión extranjera”.

Sin embargo, el mercado libre de divisas “establece una reglamentación en extremo flexible para constituirse en operador cambiario que no exige capital previo, no se declara por debajo de 10.000 $, no declara sus cuentas en el extranjero..”. Este ha sido el usado por el paramilitarismo para el lavado de sus activos, blanqueo y acumulación de capitales a fin de reinvertir en diversos circuitos criminales como el del contrabando de extracción de productos de Venezuela. Más de 3.000 Casas de Cambio establecidas en Cúcuta trabajan bajo esta modalidad.

La ministra de la Cartera de Comercio enfatizó que estos operadores cambiarios están facultados para operar moneda extranjera sin necesidad de declarar su existencia, frecuencia de las operaciones, ni los montos de las transacciones a las autoridades colombianas.

Destacó que esta ha sido una de la estrategias utilizadas durante la guerra económica para empobrecer el bolívar desde la frontera, exponiendo a su vez que mientras la tasa de cambio oficial de la moneda venezolana reconocida por el Banco de la República de Colombia (válida para las operaciones de obligatoria canalización del mercado cambiario), está fijada en $249 pesos colombianos por 1 bolívar, los “Profesionales del Cambio”, pagan solo $4.90 pesos por bolívar en sus negocios, imponiendo así una subvaloración del bolívar de más 50.91 %.

Una de las mecánicas del comercio criminal es utilizar una gran suma monetaria en bolívares que genera el contrabando masivo hacia Colombia con plusvalía bruta superior al 1000%, teniendo como apoyo un ejército comercial de ocupación y de sabotaje del acceso a los productos básicos.

Esta actividad ha sido la que posibilita el negocio del contrabando poniendo decenas de veces por debajo de su real valor al bolívar, permitiendo a su vez que todos los productos básicos regulados se

convierten más baratos en Colombia o cualquier otro país del mundo, generando un margen especulativo gigantesco funcional al contrabando de extracción.

Lunes 21 de Septiembre de 2015 - 14:15
Fotógrafos(as):